top of page
  • Paula Carrera Garcia

Street art for dummies: Cap. 1: Barcelona

Actualizado: 28 oct 2023


Street art en las calles de Barcelona. Imagen: @artistrash en Instagram.

En pocas palabras, en la efervescente era actual del arte contemporáneo, nos enfrentamos a un desafiante nuevo paradigma, haciendo que el arte, en todas sus formas, se haya convertido en una manifestación de nuestra sociedad y su libertad de expresión. Exploramos un mundo donde las fronteras se desdibujan, y el nuevo arte se alza como una voz que no podemos ignorar. Es por este mismo motivo que el arte contemporáneo, enfatizando el street art y arte urbano, se despliega ante nosotros con una libertad sin precedentes. En este escenario estos emergen como una fuerza imparable. Y en su cúspide, un nombre resuena: Banksy, el rey indiscutible de esta expresión artística. Su famosa subasta del pasado 2021, donde su obra “Niña con globo” estaba destinada a desaparecer, encapsula la esencia de este nuevo paradigma artístico. Donde el arte no tiene limites. En un mundo donde las reglas establecidas son cuestionadas y redefinidas, el arte contemporáneo se convierte en un faro de creatividad y rebeldía.


Francisco de Pájaro, o bien conocido como Art is Trash comenta: “desea nada; el arte de desaprender. (…) El Arte es Basura surgió por la misma razón por la que surgió el arte verdadero, el arte a secas. El misterio de crear algo desconocido partiendo de la mente y ejecutarlo con la mano y descubrir que está lleno de preguntas sin respuestas, una y otra vez...” Él nos enseña como la creatividad inesperada es lo que motiva al artista a seguir adelante. Durante su legado artístico ha visto la basura como otro lienzo para mostrar sus inquietudes, realizando un impacto social que dejó marcada Barcelona y otras ciudades del mundo. Me gustaría añadir que durante estos meses se puede visitar en la galería ArteVistas la nueva exposición de Art is Trash llamada Detrash de Picasso, homenajeando a Picasso, el rey del deconstruir y volver a construir, una exposición completamente recomendable para ver a un nuevo Picasso renacido y up to date y un must para aquellos que estén sumergidos en este mundo.


Me Lata en Artevistas Gallery, Barcelona. Imagen: @melataelcorazon en Instagram.

Eso no quita que este nuevo arte no es ajeno a la historia del arte en sí. Nos recuerda a esos cambios de períodos artísticos, dónde la disconformidad marcaba el nuevo futuro. A lo largo de los siglos, hemos sido testigos de momentos decisivos que redefinieron las reglas del juego. Recordemos el surgimiento de la fotografía a finales del siglo XIX, que desafió la necesidad de la pintura de retratar la realidad con precisión.





El impresionismo, con su técnica de pincelada suelta, transformó la forma en que percibimos el mundo. El realismo cedió paso a una representación más subjetiva de la realidad, donde los detalles se convertían en emociones e instantes plasmados en lienzo. En este contexto, resulta intrigante observar cómo el arte callejero ha permeado la sociedad. Un ejemplo destacable, Me Lata, una pareja que empezaron su sueño romántico colgando latas con mensajes positivos y de amor en las esquinas del centro de Barcelona. Hoy en día, cada ciudadano de Barcelona se habrá cruzado con un par de ellas y es inevitable hacerle una foto de recuerdo. Estos mensajes se conectan con la realidad y añaden un toque romántico a los rincones urbanos, además que se añade ese concepto de reciclaje. Es un testimonio de cómo la exposición del arte se ha transformado y ha ganado un nuevo nivel de relevancia.


La fuerza de esta evolución es evidente al observar el florecimiento de nuevas mentalidades artísticas. Barcelona es un crisol de expresiones de street art. Nombres como BL2A, Akore, White Rabbit y Balu surgen de las sombras y se convierten en protagonistas de un movimiento artístico en constante crecimiento. O puede ser que te acuerdes de ese chupete que llenaba cada rincón de la calle, ese ha conseguido un lugar dentro del nuevo circulo de artistas emergentes y El Xupet Negre se ha podido consagrar como un nuevo artista del arte emergente.

El Xupet Negre en Artevistas Gallery. Imagen: @artevistasgallery en Instagram.

El futuro del arte contemporáneo es una incógnita fascinante. En un mundo que cambia a un ritmo vertiginoso, los artistas deben adaptarse constantemente. La nueva adaptación implica no solo dominar las técnicas artísticas, sino también comprender las tendencias culturales y tecnológicas. La convergencia de arte y tecnología es un campo que merece especial atención. Desde la realidad virtual hasta la inteligencia artificial, las posibilidades son infinitas.


En este viaje, el arte contemporáneo se convierte en un faro que ilumina las realidades que de otra manera permanecerían ocultas. Cada obra, cada trazo en una pared, cada latido de la ciudad se convierte en una manifestación del espíritu creativo de nuestra era. Convirtiéndose en un grito en la calle, una protesta en un muro y un suspiro en la brisa urbana. Es una conversación que nunca se detiene, una narrativa que evoluciona constantemente. Es un reflejo de nuestra sociedad, una ventana a nuestra libertad de expresión y una manifestación de nuestra evolución cultural.


En un mundo donde todo se redefine constantemente, el arte contemporáneo no es basura; es un tesoro que cambia y enriquece nuestra existencia. Desde las calles de Barcelona hasta las galerías más prestigiosas, el arte contemporáneo se manifiesta como un faro de creatividad y un testimonio de la libertad humana. En cada trazo, en cada mensaje, en cada expresión, encontramos la esencia de lo que somos y lo que podemos llegar a ser.


73 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page